Un spot de Maricarmen Marín promocionando la Biblioteca Digital de la BNP enciende un debate

La participación de la cantante y conductora Maricarmen Marín en un spot de la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) ha iniciado un debate sobre quiénes deberían participar en la promoción de la cultura.

Tras la difusión del video de Maricarmen Marín en Facebook invitando a visitar la web de la Biblioteca Digital de la BNP, apareció una serie de mensajes en contra de la cantante como imagen de esta campaña. “Ustedes tienen que promover la lectura y la cultura. Y ¿cómo se les ocurre incluir a este personaje barrio en estas iniciativas? Se nota que la Biblioteca no tiene director desde hace meses”, señala la usuaria Alejandra Ávalos. O “No me extrañaría que en el próximo comercial se ponga chicas en bikini cual comercial de cerveza…. señores contraten reales creativo de la publicidad y promoción de la cultura. La falta de creatividad es por elegir encargados por esa mala costumbre llamada dedocracia”, señala otra usuaria, Raquel Castro.

Los usuarios en Facebook también han criticado, aunque con menor énfasis, la participación del conductor Adolfo Aguilar, y la periodista Juliana Oxenford. Otros más bien han felicitado a la BNP por convocar a estas personas en la difusión de sus actividades.

No es la primera vez que la colaboración de un personaje famoso con una institución cultural causa polémica. En 2015, la española Ylenia Padilla, del reality “Gandía Shore” de MTV (adaptación del programa estadounidense “Jersey Shore” de la misma cadena) visitó el famoso Museo Thyssen de Madrid para un reportaje televisivo. Si buscamos algo de Ylenia en Google podremos darnos cuenta que ella no es necesariamente una erudita o una conocedora de museos, pero el reportaje que hizo no solo fue divertido, sino que ayudó a que los televidentes se acerquen más a la institución.

Los puristas señalaron que fue un exceso haberla convocado para este reportaje, pero está claro que el museo, en complicidad con la producción del programa, intentaba llegar a otro tipo de público, aquel que se sentía más identificado con el personaje de Ylenia y que no necesariamente visitaba el museo. Lo cierto es que, a pesar de las críticas, la invitación que hace la entrevistada Ana Moreno (Jefa del Área de Educación del Museo Thyssen-Bornemisza) llegó a muchas personas. Punto entonces para el museo.

Las instituciones culturales deben aspirar a ser espacios vivos, y este tipo de campañas logra convocar a públicos que no visitan normalmente estos espacios. La participación de personajes populares no resta, es más, la tendencia en el mundo es que se invite a más ‘youtubers’, ya que son ellos los embajadores de los millennials. Como gestores, no debemos criticar estas iniciativas desde el prejuicio, sino aprender de ellas y generar mejores estrategias, mucho más pensadas ¿Cuánta gente se enteró que la BNP ahora tiene una Biblioteca Digital gracias al video de Maricarmen Marín? Seguramente mucha más que la que hubiera logrado un personaje “más ligado a la lectura”. ¿Qué opinan?