Un artista nos recuerda que hay lugares en que no deberíamos ni pensar hacernos un ‘selfie’

Hace algunas semanas, la actriz Priyanka Chopra de “Baywatch” levantaba polémica por hacerse un ‘selfie’ en un museo. En la era en que muchos museos y centros culturales del mundo animan a su público a fotografiarse y compartir las imágenes en redes sociales, esto no debería ser un problema, salvo por el hecho que Priyanka compartió ‘selfies’ durante su visita en el monumento al Holocausto en Berlín.

Tras compartir las imágenes junto a su hermano, con mensajes como “hay un silencio tan misterioso aquí”, la actriz de 34 años eliminó las fotografías de sus redes sociales, pero fue demasiado tarde, los usuarios la tacharon de insensible y desatinada.

No es la primera vez que los ‘selfies’ en el memorial al Holocausto son tema de debate. A inicios de este año, el artista israelí Shahak Shapira ridiculizó este tipo de comportamiento en su proyecto online “Yolocaust”, una plataforma donde mostraba imágenes de turistas posando entre los muros del lugar, siendo reemplazados luego por imágenes de campos de concentración nazi como fondo.

“Muchos de los que visitan el monumento cada día, se toman fotos tontas; saltan, patinan o montan en bici entre sus pilares”, señala el artista en su web.

El sitio web se llama “Yolocaust”, una combinación entre la popular etiqueta en inglés “Yolo” (“you only live once”, o “solo se vive una vez”) y “Holocausto”. Nadie querría verse como un tonto insesible, y es por eso que el proyecto fue todo un éxito e invitaba a la reflexión.

“Muchos de los que visitan el monumento cada día, se toman fotos tontas; saltan, patinan o montan en bici entre sus pilares” (Shahak Shapira)

Para ello, Shapira revisó miles de ‘selfies’ en Facebook, Instagram, Tinder y Grindr y eligió una docena de los más extremos. Las imágenes estaban todas en las cuentas públicas de redes sociales y no pidió permiso a ninguno de los titulares. Si alguien quería ser retirado de la galería se tenía que comunicar con el artista.

La página fue visitada por más de 2,5 millones de personas, quienes vieron a 12 selfies de personas. Según el artista, casi todos ellos entendieron el mensaje, se disculparon y decidieron quitar sus selfies de sus perfiles personales de Facebook e Instagram. Cumplida la tarea, el artista también decidió retirar las imágenes de su web.