Instituciones culturales del Caribe llevaron a cabo su plan de emergencia para preservar sus colecciones durante el huracán. Aquí tres manuales para saber qué hacer ante la catástrofe

Esta semana ha sido devastadora para varias zonas del Caribe y Estados Unidos debido a los golpes climatológicos que significaron los huracanes. Irma encendió la alarma por su ferocidad, y a su paso ha dejado muerte y grandes pérdidas económicas. Las instituciones culturales eran conscientes que enfrentarían el paso del monstruo, y llevaron a cabo sus planes de emergencia para la protección y conservación de sus colecciones.

Las acciones fueron más allá de cerrar y suspender sus actividades durante la tormenta. Aseguraron los edificios y las obras más vulnerables a los efectos del huracán. Pero la prioridad fue el personal, pues ninguna obra de arte vale más que una vida humana.

El Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR), el Centro de Bellas Artes de San Juan (CBA) y el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) del mismo país ubicaron sus obras en almacenes, cubiertas de espumas, tela y metal, y aseguraron puertas y ventanas.

En Florida, las organizaciones culturales tenían acceso a la línea telefónica de atención al público de 24 horas del National Heritage Responders para recibir asesoría de los conservadores, o recurrir a la Foundation of the American Institute for Conservation para recibir asistencia de emergencia.

Según los primeros informes, el huracán de categoría cuatro que tocó Florida el domingo dejó ilesos a los museos en los Cayos que incluyen la Key West Art & Historical Society, el Ernest Hemingway Home & Museum, y el museo Ripley’s Believe It or Not! Odditorium. En Tampa, The Dalí Museum y el Tampa Museum of Art no sufrieron daños mayores. Lo mismo pasó en  The Bass Museum of Art,  el ICA Miami , el Pérez Art Museum of Miami (PAMM) y el Norton  Museum of Art en West Palm Beach.

Cabe señalar que varios de estos edificios han sido construidos para superar catástrofes. Incluso algunas de ellas sirvieron de refugio para los ciudadanos y el personal de los propios museos. Aún no hay reporte si La Habana, Cuba corrió la misma suerte, aunque las primeras imágenes del desastre son desoladoras.

El Perú no está libre de este tipo de tragedias. El Niño costero pudo haber sido más calamitoso, pero eso nos lleva a preguntarnos si estamos listos para enfrentar una catástrofe como el huracán Irma. Aquí te compartimos tres manuales que pueden darnos una idea de cómo empezar un plan de emergencia ante estas situaciones.